jueves, 23 de diciembre de 2010

Navidad



Otra vez navidad, otra vez que no sé como serán las fiestas...donde vivía la ilusión infantil ahora reside la melancolía, la pereza, el hastío.


Las navidades eran multitud alrededor de la mesa, humo en el aire de los cigarritos que se echaban incluso los que no fumaban, la palomita de anís que los peques podíamos tomar en esos días, gritos de mis primos, peleas de los mayores terminadas en un abrazo con lágrimas incluidas, nervios porque no llegamos a las uvas, aquella teta de Sabrina...luego vino la separación de mi madre y la mudanza de Bcn a Talavera...la siguiente navidad eramos solo nosotras cuatro, fueron muy tristes para mí (no tanto para mis hermanas que no se enteraban), las posteriores fueron peor...me eché novio, tocaba salir después de cenar y allí quedaba mi madre sola con mis hermanas medio dormidas...el sentimiento de culpabilidad cada vez era más grande...las últimas navidades han tenido la incorporación del marido de mi madre (buena y gran incorporación) pero yo las paso siempre fuera desde que empecé la vida esta de trotamundos...la culpa continúa pero prefiero estar lejos...cada día me gusta más vivir lejos de la familia y aunque no me sienta orgullosa de ello, lo admito y creo que es muy bueno para mi salud mental.



En Andorra siempre nos juntábamos mogollón de gente sin familia para cenar juntos y salir luego de marcha...aquí estamos solitos...de momento ya tengo pensado el menú de nochebuena (no tanto el de navidad) y planeada excursión para el 26, espero no llorar mucho en la cena de nochebuena (el rubio no se lo merece) pero no sé como lo afrontaré.



Por lo pronto ... ayer estuve en Cala Petita y nos bañamos!! en Navidad...quien lo iba a decir...VIVO EN EL PARAÍSO (bueno...cerca)



3 comentarios:

Tenblog dijo...

y ahora me voy a buscar un sitio donde ver el atardecer....todo por quitarme esta tontería de encima que me inunda

Africa dijo...

Sabes? yo siento tu culpa, porque muchas veces me siento así, pero cuando la situación no va conmigo, consigo ver las cosas de diferente manera; quizás esas Navidades con su anís son las de la niñez y ahí quedan, las de modificar el entorno familiar etc, etc...hasta las de ahora, en la que te toca vivirlas así, en pareja y lejos de todo porque así lo has decidido o así te toca. Te sigo leyendo muy enamorada, cosa que me enternece y tu fondos siguen siendo paradisíacos....no veo una mejor manera de celebrar una Navidad, al menos ésta ;-)

Si es que el anuncio aquel del "Vuelve a casa por Navidad nos ha hecho mucho daño en la niñez ;-)" y pégate un bañito por mí anda...

Tenblog dijo...

Vaya que si ha sido dañiño el anuncio de los putos turrones!!
Y sip Africa, al final llegué a la conclusión que me dices...
quedé con una compi de clase a las cañas a las 4 y el rubio que en un principio no venía también se apuntó. Lo pasamos genial y ... me hizo ver lo que tú me apuntas ... ahora las navidades son otra cosa y estoy mejor acompañada que nunca!! en este momento tengo otra familia que en principio somos nosotros dos, más Pepa y Humberto (gatito adoptado, no escarmiento pese a mis trágicas experiencias gatunas) y lo que vayamos encontrando por el camino bienvenido será; porque será elegido, no impuesto.
El rubito me hace cada vez más feliz y cada día agradezco haber apostado por él y que él haya estado ahí siempre para mí. Seguimos enamorados y es el mejor regalo de navidad que podría tener.
Así que...así es, a partir de ahora las navidades se van a afrontar de un modo completamente distinto...
Una vez más amiga, das en el clavo...Besos y gracias, en cuanto salga un rayito de sol me mojo los pies por ti..