domingo, 20 de diciembre de 2015

Resurrección

O eso espero... echo de menos esto... y ahora vuelvo a tener ordenador... y paz.
El 2014 fue el año de la rehabilitación/recuperación... de volver a centrarme. Y  el 2015 ha sido el del reenamoramiento. Que bonito es mi rubio y que manera tan dulce de querer. Es cierto que puede ser un borde y pelín egoísta... pero yo puedo ser una sabelotodo, histérica sensiblona. Con lo que... lo comido por lo servido.
Ir a terapia nos fue francamente bien. La amiga de las flores en Andorra me dijo que le sorprendía gratamente que una pareja tan joven hubiese estado pero es que cuando algo merece la pena... hay que apostar por ello con todo.
Aún así el desenganche y el adoptar una nueva postura para una relación más sana, feliz y plena no fue/es un camino fácil y hay cosas que me hubiese gustado ser capaz de disfrutarlas más y añorarle menos (léase viaje a Andorra a ver mi adorada Pk). Pero estamos construyendo una relación más bonita que la inicial en la que nos conocemos más y queremos mejorar para amar(nos) más.
Estoy contenta.
En el trabajo también... con los informàticos ya va para dos años. La bruja gorda casi me amarga y la idea de vengarme no deja de pasar por mi cabeza aunque ya no esté en la empresa. Menuda hija de puta. Mejor en informática que en telefonía...mucho mejor ... y que en hostelería claro!!
Mi vida va rodando hacia una calma que no hubiese imaginado. Me planteo ser madre. De hecho ... en ello estamos. Hemos dejado de tomar medidas ... excepto que como yo estoy acojonada, follo menos JAJJAAJAJA... si a eso le sumo que somos fumetas vaguetas... pero sorpresivamente tenemos más ganas desde que hemos dejado de lado las precauciones... quizá el instinto animal. Como mi reloj biológico que no he conseguido callar de ninguna manera. Vaya dos... ninguno quería y aquí estamos los dos ... ya veremos.
Yo seré una preñada llorona, seguro. Y hormonalmente desequilibrada, también. El rubio se sentirá torpe y a veces lo será... pero otras no y se lo sentirá igual o creerá que yo se lo hago sentir. Que también es muy suyo él... esto va a ser digno de ser documentado. Y como me gusta venir a leer lo que escribí hace tiempo... quiero dejar algo para más adelante :-)
Hasta pronto....


espero, no sé cuantas veces lo he intentado....

1 comentario:

Àfrica dijo...

Yo nunca he conseguido hacer terapia en pareja. Al final, siempre acabo yendo sola o alejándome de lo que ya no me hace vibrar.
Pero se trata de éso: de construir, de todas las maneras posibles. Yo te veo de mamá, de una de las buenas además!
Hasta pronto :-) Muchos besos!!